Julien de Coster, jugador de hockey de 23 años, llegó a Buenos Aires en marzo y se sumó al equipo de Botines Solidarios realizando un trabajo magnífico, tanto en lo humano, como en la actividad deportiva. No te pierdas lo que contó de sus vivencia en la organización.