• abril

    26

    2016
  • 709
  • 0
Historias que merecen ser contadas

Historias que merecen ser contadas

Replicamos las historias recopiladas por Prensa de la Subsecretaría de Deportes de la Municipalidad de Rosario del 2° Encuentro de Rugby Social de Rosario. En esta oportunidad tenemos la posibilidad de conocer a Julieta y las jugadoras del Club Ciclista, niñas de no más de 10 años que se decidieron por el rugby contra todo tipo de prejuicio, dejando en claro que la ovalada es para que todos se diviertan y aprendan jugando.

Cg5Td8FWYAE5guSEn el cielo del sábado brillaba el sol, pero en la cancha el sol brillante fue Julieta. Sí, Julieta, de apenas 8 años, integra el equipo de los más chiquitos de rugby de Marcos Paz. ‘Juli’, como le dicen todos, es una niña que no sólo brillaba por tener su pelo trenzado color rubio, sino también por ser la única ‘mujercita’ entre todos los varones que se animó, como muchas otras, a practicar este deporte.

“Juli primero empezó practicando hockey pero no le gustó, luego quiso aprender ballet, fue a un par de clases pero tampoco le gustó. Felipe, mi hijo más grande, juega al rugby hace 3 años y Juli empezó a ir a la cancha y fue ahí donde largó el tutu de bailarina, los zapatitos de punta y se puso los botines y las medias”, expresó su mamá Anabel.
Julieta tiene pasión por este deporte, lo hizo notar en la cancha dando órdenes de alineación. “Ella siempre dice que le encanta jugar al rugby y que lo va a seguir jugando, pero que cuando sea grande también va a ser modelo”, finalizó su mamá entre risas en charla con el Departamento de Prensa de la Subsecretaría de Deportes de la Municipalidad de Rosario.

Luego nos encontramos con Estefanía, coordinadora del Club Ciclista – Rugby de San Nicolás, quien junto con otra compañera se encarga de orientar y cuidar a las nenas que hay en el equipo.
“En el grupo hay mayoría de hermanos, entonces las nenas se contagian y empiezan a jugar y practicar este deporte. Nosotros hacemos talleres, donde los chicos entrenan y para las nenas hay un taller de artística, pero después de eso entrenan ellas también”, dijo Estefanía cuando fue consultada por la aparición de “mujeres” dentro del equipo.
Para Ciclista es el primer viaje que realiza, ya que en mayo se cumplirá un año que están en el club barrio Pezzi de San Nicolás.

“Recalcamos siempre de trabajar en equipo, ahora tenemos una huerta, en donde los chicos primero aprenden a trabajarla y luego se entrenan, entonces eso generó la confianza entre ellos y aumentó aún más el compañerismo”.
Como estas historias de vida, el rugby, como otros tantos deportes, tienen miles, y no hay que ir muy lejos para conocerlas. En esta oportunidad, el Parque del Mercado fue el lugar protagonista para poder encontrarlas y, porque no, darlas a conocer al resto de nuestra ciudad y sus alrededores, ya que sin ninguna duda, son “vivencias” que merecen ser leídas.

Fuente: https://www.facebook.com/notes/deporte-rosario/botinessolidarios-dos-historias-que-merecen-ser-contadas/658230797650930

DEJA UN COMENTARIO

Tu comentario será publicado en el plazo de 24 horas.

Cancelar respuesta
Ultimas noticias
Mas vistos
[