• mayo

    17

    2016
  • 1065
  • 1
El sueño de crecer junto al rugby

El sueño de crecer junto al rugby

Feliz de ver a su hijo aprender los valores ovalados, compartirlos con amigos y luchar contra las adversidades, una madre se contactó con Botines Solidarios para contar la historia de un equipo de infantiles de General Ramírez, Entre Ríos, que sin cancha y con pocos materiales lucha cada semana para seguir disfrutando de la guinda.

Los relatos del rugby social se hacen eco a lo largo y a lo ancho del territorio argentino. Con muchas necesidades y muy pocos recursos y, lo peor de todo para los más niños, con poca competencia; los equipos la pelean para tener su espacio y poder divertirse con el deporte que aman: el rugby.

Por ello, una de las tareas principales del programa de Botines Solidarios Rugby Social Argentino, es lograr que los chicos se reúnan en encuentros en diversas regiones de Argentina para seguir compartiendo los valores del deporte y, fundamentalmente, poder enfrentarse a rivales teniendo como premisa el respeto, la integridad, la solidaridad, la pasión y la disciplina.

Fue así como una madre, Alejandra, se contactó con Botines para seguir difundiendo historias: “Mi hijo Mateo es uno de los diez chiquitos que desde hace un año forman parte del equipo de infantiles del Club Unión de Crespo. Todo comenzó hace un año cuando Carlos Sieben, exjugador y profesor se mandó a Ramírez con la loca idea de formar un equipo con chicos de acá para que no tengan que viajar a entrenar a Crespo. Se empezó con muy pocos chiquitos y con algunas chicas”, explica.

El entrenador tomó la decisión y se animó. Recorrió los 48 kilómetros que dividen ambas ciudades para ponerse en contacto con un lugar en el que mandan el fútbol y el básquet. Sin lugar físico y casi sin materiales comenzó una aventura que hoy va tomando color: “Se fueron sumando más chicos. Entrenan en un predio frente a la terminal de ómnibus y cuando surge competencia se ensamblan con el los de Unión de Crespo. Y acá estamos, peleándola para salir adelante,para lograr tener una cancha apropiada para entrenar y con todas las ganas. ¿Quien te dice, no?”, describe entusiasmada.

Finalmente, impulsada por la realidad que comparte con decenas de equipos del rugby social, pero feliz cerró: “El sábado jugaron nuestros peques en una localidad cercana a Paraná. Muy entusiasmados. Algo complicados para transportarlos ya que todo es a pulmón”.

DEJA UN COMENTARIO

Tu comentario será publicado en el plazo de 24 horas.

Cancelar respuesta

1 COMENTARIO

  • enrique angel lucero
    17 mayo, 2016, 5:26 pm RESPUESTA

    Que valioso lo de estos chicos. Lo de su entrenador. Lo de los padres. Estamos ligados a este magnífico deporte, asi que conocemos muchas de las adversidades. Pero lo de Uds. supera todo. ANTES QUE NADA FELICITACIONES Y A SEGUIR TRABAJANDO. LLEGARAN LEJOS. Les mandamos un afectuoso saludo. Martincito de la M8 de Natación y Gimnasia y su papa Enrique. Tucumán

Ultimas noticias
Mas vistos
[